stroke_actionBarcelona, 8 may (EFE).- Barcelona acogerá mañana la jornada ‘Stroke Action: Preventing and Caring’, un encuentro de especialistas abierto al público para concienciar sobre las consecuencias de sufrir un ictus, y para dar a conocer los últimos avances en prevención y tratamiento de esta enfermedad.

Según ha explicado a Efe el coordinador de la Unidad de Ictus del Servicio de Neurología del Hospital de Navarra e integrante del comité científico que organiza la jornada, el doctor Jaime Gállego, el encuentro está “abierto al público para informar y formar” a todas las personas interesada en conocer más sobre el ictus.

El’Stroke Action: Preventing and Caring’, organizado por la Federación Española de Ictus (FEI), se celebra como una reunión preliminar a la II European Stroke Organization Conference (ESOC2016), una conferencia internacional que reunirá a partir del próximo martes día 10, también en Barcelona, a expertos internacionales sobre el ictus.

“El ictus se produce cuando una persona sufre una enfermedad cerebro-vascular aguda producida porque una arteria se tapa o rompe”, ha explicado Gállego.

Las consecuencias de sufrir un ictus son muy dañinas, ya que la enfermedad, además de poder ser mortífera, “es la principal causa de discapacidad en el adulto”, ha resaltado Gállego.

En España, “el ictus es la primera causa de muerte en la mujer y la tercera en hombres”, ha detallado el neurólogo, que también es el coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares (GEECV) de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Gállego ha remarcado la necesidad de dar a conocer a la población en general los síntomas de un ictus para poder agilizar su tratamiento y, por lo tanto, reducir los daños cerebrales.

“Perdemos cerebro si perdemos tiempo”, ha destacado Gállego, quien también ha señalado que el objetivo de esta reunión es trasmitir a la sociedad los conocimientos suficientes para detectar los primeros síntomas del accidente cerebro-vascular lo antes posible.

Durante la jornada, además, se presentarán las últimas investigaciones sobre la enfermedad, como el uso de células madre para regenerar tejidos; los nuevos fármacos anticoagulantes que ayudan a prevenir un ictus; y se presentarán las novedades en las rehabilitaciones para pacientes que han sufrido esta enfermedad cerebral.

Los expertos hablarán también de las consecuencias menos conocidas del ictus, entre ellas la depresión y la apatía que pueden sufrir los afectados.

Para el neurólogo, “es importante que la población conozca el ictus y sus consecuencias” y por eso la jornada también contará con el testimonio de pacientes que expondrán el impacto que esta enfermedad ha supuesto para su calidad de vida y para sus familias.

Según la Federación Española de Ictus, las secuelas más habituales en los pacientes que sobreviven a un ictus son déficits en el aparato motor, sensitivo, visual, alteración de la sensibilidad o trastornos del habla (afasia).

Estas secuelas pueden reducirse “drásticamente” si se actúa en las primeras 4,5 horas después de desencadenarse el accidente, ha asegurado Gállego.

Los síntomas más frecuentes ante un ictus, ha explicado, son pérdida repentina de fuerza, adormecimiento de la mitad o la totalidad del cuerpo, incapacidad de hablar, sensación drástica de vértigo, dolor intenso de cabeza o la perdida de visión en uno o en los dos ojos.

Ante uno o varios de estos síntomas, “los pacientes deben de acudir rápidamente al médico”, ha asegurado Gállego, quien también advierte de que “si los síntomas son intermitentes” también hay que acudir al médico, porque así se actuará más rápido frente a un posible daño cerebral.

Si factores como la hipertensión, la obesidad o el tabaquismo se controlan, también se podrían evitar “más de la mitad de los accidentes vasculares cerebrales, de ahí la importancia de concienciar a la población tanto en su prevención como en el reconocimiento de los síntomas”, ha concluido Gállego. EFE

Fuente: La Vanguardia